¿Estás pagando muy caro por un préstamo?

Gracias a Fintech y a las microfinancieras, pedir un préstamo ahora es mucho más fácil. Es más, estas instituciones llegaron con el objetivo de mejorar la cartera de los mexicanos. Pero eso no es suficiente; pedir un préstamo no siempre va a ser un beneficio para tus finanzas personales y tus necesidades. En el caso de algunas financieras o créditos, hacerlo tal vez no sea de lo más sano para tu dinero. ¿El problema? Las tasas de interés que manejan.

¿Qué es una tasa de interés? Como seguramente ya sabes, cada que pides un préstamo debes de pagarlo junto con un porcentaje adicional, el cual se llama tasa. Ese es un pago extra al inversionista por haber tomado el riesgo de invertir en alguien que necesita ese crédito. En algunas instituciones, como kubo.financiero, las tasas se basan en el historial crediticio; se consulta Buró de Crédito y a partir de ahí se asigna un rendimiento que debe de pagar al inversionista por tomar el riesgo.

Como anteriormente te hemos contado, la tasa de interés es un punto muy importante a analizar cuando estés considerando pedir un préstamo. ¿Por qué? Muchas veces solamente eso hace que no valga la pena hacerlo.

¿Cuál es el promedio de las tasas de interés en las microfinancieras en México? Según este artículo de El Financiero, en 2016 la tasa más alta llego hasta un promedio de 100.85%, mientras los porcentajes que le siguen son de 84.11% y 77.36%. Aunque te consideres un excelente pagador, ¿de verdad crees que vale la pena pagar esa tasa por tu préstamo? 

Si te dan una tasa de más del 80%, lo mejor es que reflexiones sobre la verdadera necesidad de ese préstamo o acudas a una institución regulada que te ofrezca una cantidad menor de interés. El riesgo que hay al aceptar intereses tan altos es que eso no mejora tus finanzas personales, sino lo contrario. Puedes hundirte más y más en deudas y ver afectada tu calificación en el Buró.

Nuestro mejor consejo es: nunca tomes una decisión precipitada donde tus finanzas se encuentren involucradas. Antes de pedir un préstamo, piensa:

  • ¿Qué tan buen pagador eres? Reflexiona sobre tus capacidades de pago antes de aceptar el crédito. Ese préstamo que quieres solicitar, ¿te sacará de deudas o te endeudará más?

  • Analiza tus ingresos: ¿tienes la posibilidad de pagar por ese crédito a corto o largo plazo?

  • ¿Qué tanto necesitas ese préstamo? Piensa qué tan urgente es aquello que quieres pagar con el crédito, sí lo debes hacer inmediatamente o puedes esperar un poco mientras ahorras.

  • La institución a la que le vas a pedir el préstamo, ¿está regulada? Toma en cuenta que las instituciones financieras que ya tienen la aprobación de la CNBV y CONDUSEF están supervisadas por la ley y tienen medidas de seguridad establecidas.

  • La tasa de interés: como ya dijimos, ésta es una parte muy importante a considerar para tu decisión. No te dejes llevar por la tendencia que mueve a instituciones financieras a cobrarte casi el doble por tu préstamo.

Si tienes un buen historial crediticio, no dudes en acudir a una institución con tasas más justas. ¿Qué opinas de Fintech? Plataformas como kubo.financiero llegaron para cerrar el enorme hueco que existía entre el cliente y los servicios financieros. Tú puedes manejar tu dinero desde donde sea que te encuentres sin acudir a una sucursal, además de brindarte educación financiera. No lo pienses más y acércate a nosotros para pedir un préstamo. Da click aquí:

¡Solicita tu préstamo ahora!

También te recomendamos leer: Los 3 mejores trucos para pagar menos por un préstamo personal

Isabel Gómez Aguado

Isabel Gómez Aguado

Mexicana egresada de Filosofía por la Universidad Panamericana. Le apasiona leer, escribir, la moda y el arte. ¿Su objetivo en Kubo? Mostrarte que las finanzas son mucho más sencillas de lo que parecen.

Finanzas personales, Fintech

Solicita tu préstamo
Empieza a invertir
Benefic

Suscribete a nuestro Blog