Los Pretextos para Mal Gastar tu Dinero

Hay veces en que gastamos por impulso, sin saber si quiera si en realidad lo necesitamos, si nos va a alcanzar o si realmente nuestras finanzas no se verán afectadas, la solución es ser sinceros con nosotros mismos y no gastar más allá de lo que no tenemos.

“Me lo merezco”

Es la mejor justificación que encontramos para gastar en algún capricho o gusto que queremos dar, y no está mal, lo malo viene cuando pasa esto continuamente y llegas al punto en el que te impide ahorrar.

 

“El próximo mes ya empiezo a ahorrar” 

Si no te decides a hacerlo ya, siempre habrá más pretextos para no hacerlo, así que ponte las pilas y comienza a hacerlo ya, no esperes a que inicie el próximo mes ni la próxima quincena ni la próxima semana, empieza hoy.

 

“Está en oferta”

No siempre algo que está en oferta significa que sea la compra de tu vida. Una buena oferta es aquel producto que se encuentra a un excelente precio o modalidad de pago y que además es necesario dentro de tu vida diaria. Nunca antepongas el deseo a la necesidad cuando se trate de grandes compras. 

 

“Trabajo para darme un gustito”

En realidad sí trabajas para darte un gustito. Sin embargo debes pensar si este gustito no te saldrá más caro a la larga, sobre todo cuando tienes pagos más importantes que cubrir y sabes que quedarás muy corto en el mes, así que no pongas pretextos y no pospongas los gastos importantes por algunos gustos. Establece prioridades. 

 

Nunca te vas a arrepentir de alinear tus hábitos financieros con tu situación real. Utiliza el crédito a tu favor, no en tu contra.

 

En lugar de mal gastar tu dinero, lo mejor que puedes hacer es invertirlo:

Invierte a Plazo Fijo en kubo.financiero

También te recomendamos leer: La manera más sencilla de hacer tu presupuesto

 

Deja un comentario