¿Necesito un crédito para superar la cuesta de enero?

¿Necesito un crédito para superar la cuesta de enero?

Para la mayoría de los mexicanos, la cuesta de enero es una de las experiencias más angustiantes de la vida adulta. Estamos acostumbrados a tirar la casa por la ventana en las fiestas y regalos de diciembre olvidándonos de revisar si es buena opción hacer el gasto o si podremos pagarlo.

Según cifras de la Condusef, en la pasada temporada navideña el 43% de los mexicanos destinó su aguinaldo a la compra de regalos, 24% a la cena de navidad, y 32% lo ahorro. Conociendo estos números y que realizar presupuestos no forma parte de nuestra cultura, nada extraña que enero nos agarre con los dedos en la puerta ya que el 40% de la población no ahorra, y si ahorra lo hace en métodos informales (tandas, bajo el colchón) que permiten tener fácil acceso al dinero y gastar lo ahorrado de manera impulsiva y poco planeada.

Es justo en el mes de enero cuando surge la pregunta: ¿me conviene pedir un crédito para superar la cuesta? Y para responder la pregunta primero debes revisar que puedas pagarlo. Se lee absurdo, pero son muy pocas las personas que revisan su situación financiera antes de adquirir un crédito.

Lo más recomendable es destinar máximo el 30% de tu ingreso a pagar créditos. Por ejemplo si tienes ingresos, después de impuestos y retenciones, de 20,000 pesos, tu pago máximo de créditos debería ser de 6,000 pesos. Ahora, si ya estás pagando 4,000 pesos del carro y de su seguro, pues solo podrías pagar 2,000 pesos a un crédito nuevo.

También debes revisar que tengas la liquidez necesaria para poder cubrir los pagos. Y esto se refiere a revisar cómo está tu relación de ingreso-gasto. Tomando el ejemplo anterior, si ganas 20,000 pesos y tus gastos son de 19,000 pesos, aunque te faltaran 2,000 para alcanzar tu máximo de 30%, solo podrías pagar 1,000 por un nuevo crédito. Puede que te parezca obvio lo anterior, pero te sorprendería el número de personas que olvidan incluir el monto de pago por las compras que hicieron a meses sin intereses, o el servicio del carro en su relación ingreso-gasto. Para evitar estos errores te recomiendo que hagas un presupuesto.

Ahora bien, si necesitas el crédito para pagar otro crédito (por ejemplo tus tarjetas), revisa que la tasa del nuevo crédito sea más baja y/o que el plazo sea más corto, ya que al final lo que debes revisar es que en total pagues lo menos posible. Es decir, si pagando la deuda de tus tarjetas con intereses pagas en un año 33,000 y pidiendo un crédito para pagarlas serían 30,000 en 6 meses, te conviene tomar el crédito, siempre revisando que el pago mensual del crédito no exceda del 30% de tu ingreso y que tengas la liquidez para cubrirlo.

Finalmente, recuerda que los créditos te sirven para alcanzar objetivos, y los objetivos los estableces para alcanzar satisfacción, por lo tanto, sí tener deudas te quita la paz pedir un crédito no es para ti.

Si después de revisar tus números concluyes que pedir un crédito es una opción para ti, revisa las opciones que kubo tiene para ti, seguramente encontrarás una opción que cubra tus necesidades.

¡Solicita tu préstamo ahora!

Compárteme tus comentarios a tenoch.r@brownarmadillo.com

También te recomendamos leer: ¿Estás pagando muy caro por un préstamo? y Los tres mejores trucos para pagar menos por un préstamo personal

Deja un comentario