Administra mejor tu presupuesto: regla del 50-30-20

Con la regla del 50-30-20 lleva un presupuesto cero complicado.

 

Tener un presupuesto de gastos te ayuda a mantener tus finanzas personales bajo control. Aquí hay una alternativa para hacer tu presupuesto sin complicaciones.

 

Si eres de los que alucina la palabra presupuesto, y solo de pensar en llevar un registro detallado de tus gastos te parece perder el tiempo, sigue leyendo. 

No, no vamos a decirte que el presupuesto no sirve de nada, pero la buena noticia es que te mostramos una manera sencilla de tener tus finanzas bajo control.

 

La regla 50-30-20 de un presupuesto, solo requiere que dividas tus gastos en tres categorías principales: necesidades, deseos y ahorros e inversiones. Esto reduce la cantidad de tiempo que tienes que pasar detallando tus finanzas. Tener solo tres categorías ayuda a enfocarte en ajustar tus finanzas en lugar de saturarte en el proceso de categorizar cada gasto individual.

Empieza a invertir AQUÍ

Cómo hacer un presupuesto 50-30-20

Para calcular el monto de cada categoría, el primer paso es poner en papel tus ingresos netos, es decir, la quincena que recibes después de impuestos y cualquier otro descuento.

 

Una vez que tengas la cifra, destina 50% de ese monto a tus necesidades básicas, 30% para tus gastos deseados y 20% para el ahorro y la inversión.

 

Ahora que sabes cuánto puedes gastar en cada categoría utilizando el presupuesto de la regla 50-30-20, la pregunta es qué gastos van en cada categoría. Aquí te damos algunas reglas generales que puedes seguir, por supuesto, siempre siguiendo tus necesidades particulares. 

 

Cómo priorizar gastos

 

Las necesidades son gastos que deben hacerse sin importar qué. Estos incluyen cosas como vivienda, alimentación, servicios públicos, transporte; al menos los pagos mínimos de tus deudas y el mínimo básico de ropa. 

 

De acuerdo con la senadora estadounidense Elizabeth Warren, experta en bancarrotas y quien popularizó esta regla, debes ajustar tus gastos básicos al 50% de tus ingresos. 

 

Posterior a ello, delimita 30% a los deseos, aquellas compras en las que decides gastar, pero que no necesitas para el día a día. Esta categoría incluye gastos como salir a cenar, plataformas de video y música, viajes de compras, vacaciones, suscripciones, regalos y entretenimiento.

 

También lee: Los gastos hormiga te hacen gastar hasta 18,000 pesos

 

Pero ten cuidado, deseos no incluyen extravagancias. Sigue un estilo de vida que puedas mantener, por ejemplo, un plan de telefonía sin excesos, paga las plataformas de video y música que utilizas, compra ropa de acuerdo a tus actividades diarias, sin pretensiones.  

 

Es fácil confundir muchos deseos como necesidades. Una manera simple de determinar si algo es una necesidad o un deseo es preguntarte si podrías vivir sin él. Si la respuesta es sí, se trata de un deseo.

 

Finalmente, la categoría de ahorro o inversión, debe ser 20% de tus ingresos. Dinero que reservas para construir un fondo de emergencia, ahorrar para el pago inicial de una casa, invertir para la jubilación o pagar una deuda.

 

También lee: Cómo invertir tu ahorro

 

¿Todavía no tienes un ahorro o alguna inversión? No te preocupes, nunca es demasiado tarde para comenzar. En Kubo Financiero tenemos excelentes alternativas para que comiences a ahorrar e invertir con atractivas tasas de rendimiento. Conoce nuestros distintos modelos de inversión, requisitos y tasas. Puedes empezar desde 100 pesos.

Empieza a invertir AQUÍ

Wendy Solis

Wendy Solis

Estratega editorial. Especialista en finanzas personales.

finanzas personales, libertad financiera

Solicita tu préstamo
Empieza a invertir

Suscribete a nuestro Blog