Cómo aprovechar al máximo tu tarjeta de débito

¿Sabías de estos beneficios? 

¿Cómo pagas tus gastos diario? Muchas personas disfrutan de la conveniencia de las transacciones sin efectivo. Cuando usas una tarjeta de débito o crédito, no tienes que preocuparte por llevar suficiente dinero contigo. Sin embargo, estos dos tipos de plástico no son iguales. Si bien es posible que ya conozcas los beneficios de las tarjetas de crédito, como los puntos y las recompensas de devolución de efectivo, tal vez aún no sabes que las tarjetas de débito también tienen puntos a favor. 

 

Beneficios de una tarjeta de débito

  1. Sin anualidades

A diferencia de las tarjetas de crédito, en las de débito no existen tarifas anuales o comisiones por retiro de efectivo. Solo debes verificar si tu tarjeta solicita algún saldo promedio, para evitar la comisión por manejo de cuenta.

Recuerda que si retiras en un cajero automático de una institución distinta a la de tu tarjeta, sí tendrás que pagar una comisión por uso de cajero RED, pero este gasto es fácil de evitar con una buena planificación. 

 

  1. Toma el control de tus gastos

Con una tarjeta de débito es imposible que te endeudes, ya que al realizar una compra o sacar dinero en efectivo de un cajero, el dinero se retira directamente de tu cuenta, en caso de que haya dinero suficiente, si no es así, la operación no se puede realizar.

El pago en tiempo real te hace responsable de no gastar más de lo que realmente tienes. 

 

Lee también: Cómo hacer un presupuesto sencillo con la regla del 50-30-20

 

  1. Presupuesto bajo control

Así como las tarjetas de débito te hacen responsable de gastar de manera responsable, también hacen que sea más fácil ajustarte a tu presupuesto y resistir el gasto excesivo. Los pagos instantáneos te permiten saber cuánto dinero te queda realmente. 

Además, con tu estado de cuenta puedes tener la información exacta de cómo y en qué estás gastando.

 

  1. Seguridad

Si alguna vez has sufrido un asalto o robo, sabes que el efectivo que llevas en tu cartera es dinero perdido para siempre, pero con las tarjetas de débito no sucede igual. En caso de robo o extravío, puedes reportarla para cancelarla y evitar la pérdida de tus fondos. Prácticamente todas las instituciones financieras protegen el saldo de tu cuenta de débito. Investiga cómo aplica este respaldo en la institución donde tienes tu tarjeta. 

Otro punto a favor, es la reciente incorporación de chips a estos plásticos, que ofrecen más protección. 

Algunas tarjetas de débito también ofrecen la opción de hacer tus compras en línea con una tarjeta virtual en cada compra. 

 

  1. Tarjetas que generan intereses

Algunas instituciones financieras ofrecen múltiples tipos de cuentas de ahorro o inversión que generan intereses. Por lo general, se requiere un saldo mínimo diario, pero a cambio obtienes el beneficio de ganar intereses y la conveniencia de usar una tarjeta de débito para retirar efectivo y realizar compras. 

El interés mensual compuesto es como el dinero gratis agregado al saldo de tu cuenta, al que puedes acceder a través de la tarjeta de débito.

 

También lee: Guía para ganar más por tu ahorro

 

  1. Te abre la puerta al crédito

Si aún no tienes acceso a una tarjeta de crédito, manejar una de débito es el primer paso, pues es la manera en la que las instituciones financieras pueden observar tu capacidad de ahorro, tus ingresos mensuales y tu comportamiento de gasto. Es probable que después de haber manejado cierto tiempo tu tarjeta de débito, recibas una invitación a solicitar una de crédito. 

 

  1. Promociones

Hay comercios que te ofrecen descuentos al pagar de contado. Como las tarjetas de débito funcionan igual que el dinero en efectivo, aplica lo mismo.

 

Como ves, las tarjetas de débito tienen ventajas que el dinero en efectivo nunca te dará. 

Pide tu préstamo AQUÍ

Wendy Solis

Wendy Solis

Estratega editorial. Especialista en finanzas personales.

finanzas personales, tarjeta de debito

Solicita tu préstamo
Empieza a invertir

Suscribete a nuestro Blog