Guía para evitar fraudes al pedir un crédito

Guía para evitar fraudes al pedir un crédito

Focos rojos al pedir un crédito

Durante una crisis, jamás faltarán las individuos o empresas que quieran aprovecharse de la ingenuidad y confianza de las personas.

Se pueden anunciar a través de periódicos, volantes, llamadas telefónicas, correos electrónicos, páginas de internet y redes sociales para ofrecer prestamos inmediatos y sin requisitos que van de los 2 mil pesos hasta los 5 millones de pesos.

Y aunque a veces es complicado distinguir una estafa de una oferta real, hay formas ¡Te tenemos cubierto! A continuación, encontrarás una guía de 4 puntos con los que podrás evitar fraudes… ¡Toma nota!

 

1. Sin requisitos (sin revisión de score de buró, comprobantes etc)

Por muy atractivo que resulte la ausencia de requisitos, como comprobantes o NO consultar tu historial crediticio tendrá su repercusión en algún momento. Ya que al no consultar tu historial quiere decir que no les importa el riesgo que tomen con sus clientes y por lo tanto, las tasas que te cobrarán serán muy altas.

Recuerda que cuando una institución consulta tu historial de crédito significa que está procurando el no sobreendeudamiento de sus clientes.

También lee: Actúa a tiempo ante un fraude digital

 

2. El costo (CAT superior al 100%)

Los costos, tanto del crédito como de sus  tasas de interés deben estar dentro de los parámetros de otros productos de crédito del mercado, por lo que cobrar tasas muy por debajo del marcado o muy elevadas, deben hacerte dudar.

Recuerda leer detenidamente el contrato y revisa la tasa de interés, plazo y comisiones asociadas al préstamo. Compara opciones con al menos 3 instituciones financieras distintas.

Te puede interesar: 7 verdades sobre los préstamos inmediatos

3. Dinero a cambio

Al solicitar un crédito ten especial cuidado si te piden que pagues alguna comisión o deposites dinero por la gestión del crédito.

Recuerda que en las instituciones financieras autorizadas, las comisiones o gastos se cobrarán una vez te sea otorgado el crédito, no antes.

Los que te piden dinero a cambio por la gestión regularmente son brokers que piden crédito a tu nombre en varias instituciones, afectando tu score de buró y además te cobran por ello, pero no garantizan que te darán el crédito.

 

4. Sin autorización por alguna entidad reguladora

Este tipo de empresas se anuncian a través de volantes, publicaciones en periódicos o internet. Sin embargo, no se encuentran constituidas como instituciones financieras, por lo que la CONDUSEF no tiene facultades para atender reclamaciones en caso de algún incumplimiento.

Recuerda verificar que se trate de una institución financiera autorizada y no entregues tus documentos personales.  Para hacerlo, ingresa al Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) en www.gob.mx/condusef

Por muy atractivo que parezca, no te dejes engañar ante estos préstamos que te ofrecen inmediatez e investiga si se trata de una empresa debidamente regulada o pregunta directamente el perfil oficial de la empresa o a su número de atención a clientes. Haz todas las preguntas que consideres prudentes y confía en tu intuición: si algo no te late, es porque no está bien ¡Aléjate!

Pide tu préstamo confiable y seguro AQUÍ

 

alertas al pedir credito

 

*Con información de la CONDUSEF

Deja un comentario