Lo que debes saber sobre consolidación de créditos

¿Necesitas pagar tus deudas?

Consolidar tus deudas significa que todos tus créditos, ya sean tarjetas de crédito o préstamos personales, están agrupados en un solo monto de pago mensual, es decir en un nuevo crédito. Pero, ¿por qué si consolidar significa un nuevo crédito, es conveniente?

La consolidación es una manera de simplificar o reducir los pagos. Sin embargo, un préstamo de consolidación no borra tus deudas.

Lee también: ¿Qué es y por qué te conviene una consolidación de deuda?

 

¿Te conviene consolidar tus deudas?

Cada caso es diferente, por eso, para saber que te conviene a ti, te sugerimos tomar en cuenta estos consejos:

  1. Revisa tus gastos. Es importante entender tu nivel de endeudamiento y tus hábitos de compra. Si has acumulado muchas deudas porque estás gastando más de lo que ganas, un préstamo de consolidación es un buen camino siempre y cuando también reduzcas tus gastos o aumentes tus ingresos.

 

  1. Revisa tu presupuesto. Averigua si puedes pagar tus deudas existentes si ajustas ciertos gastos por un período.  Tal vez con solo apretar el cinturón podrías pagar sin necesidad de un nuevo crédito.

 

  1. Reestructura. Comunícate con tus acreedores para saber si estarían de acuerdo en reestructurar tu crédito y evalúa las condiciones (tasa de interés y plazo). Solo comparando diferentes escenarios podrás tomar la decisión más acertada.

 

El mejor momento para consolidar deudas antes de caer en morosidad. Y es que si tienes retrasos en tus pagos no vas a poder calificar para este préstamo. Lo ideal es que optes por la consolidación cuando tengas deudas en diferentes bancos o de diferentes tipos.

 

Cómo funciona la consolidación de préstamos

Un crédito de consolidación no significa que recibirás el dinero en tu cuenta, sino que la institución financiera con quien lo contrates mandará a las otras instituciones que debes el dinero para liquidar tu deuda.

Lee también: Qué es el estrés financiero y cómo puede afectar tu economía

 

Las razones por las que muchas personas optan por esta estrategia es porque tener una sola deuda es menos estresante, en el día a día resulta más sencillo tener obligación de pago son una sola institución. Además, muy probablemente tus pagos mensuales serán menores que el total de tus pagos por deudas actuales, no solo eso, estarás pagando la mensualidad acordada y no solo los mínimos, que solo hacen que tires tu dinero en intereses. También no tendrás que pagar varias comisiones anuales e intereses por cada deuda. 

Los créditos de consolidación te ayudan a detener el aumento de deudas y conseguir una estabilidad en tus finanzas personales. 

 

Consideraciones antes de tomar este camino:

  • Aunque las tasas de interés no son tu verdadero problema, sino tus hábitos de consumo, debes asegurarte de que la tasa de interés del crédito para consolidar es más baja que las de tus deudas por separado.
  • No olvides que aunque tu mensualidad será más baja, no significa que tienes más dinero para gastar. Podrías adelantar mensualidades y liquidar anticipadamente.
  • Recuerda que tener un buen historial crediticio es la llave para seguir obteniendo líneas de crédito para lograr metas anticipadamente.
  • Antes de contratar cualquier crédito, revisa la información de la institución financiera en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES), para corroborar que esté debidamente autorizada. 

 

En conclusión, si deciden consolidar tus deudas, pero tus hábitos financieros y de consumo siguen igual no verás resultados, simplemente habrás contratado una deuda a un plazo más largo. Ordena tu economía y empieza a hacer los ajustes necesarios a tus gastos.

Empieza tu trámite aquí

Deja un comentario