Crédito sin sobreendeudarte

Crédito sin sobreendeudarte

El crédito es una herramienta que puede usarse para proyectos personales o de negocio, pero puede convertirse, rápidamente, en un problema financiero si no sabes cómo usarlo de manera efectiva. 

Cuando los consumidores y las empresas pueden pedir dinero prestado, su economía puede crecer. Por ejemplo, el crédito permite a los negocios acceder a las herramientas que necesitan para producir los artículos que compramos. Una empresa que no puede pedir prestado podría no ser capaz de comprar las máquinas y las materias primas, o pagar a los empleados que necesita para fabricar productos y obtener ganancias.

 

¿Para qué necesito un crédito?

El crédito también hace posible que los consumidores compremos las cosas que necesitamos. Por ejemplo, los automóviles o casas son demasiado caros para que la mayoría de la gente los pague en efectivo. Con crédito, es posible adquirir estas grandes compras a plazos.

Lee también: Diferencia entre deudas buenas y malas

 

¿Cuántos créditos debes tener?

La respuesta no solo es diferente para cada persona, sino que también es probable que evolucione con tus finanzas, gastos, conocimientos y las ofertas disponibles para ti.

Por ejemplo, algunos prefieren vivir sin tarjetas de crédito y evitar la tentación de gastar dinero que no tienen. A algunos les va bien con una sola tarjeta para obtener reembolsos en efectivo, mientras que otros mantienen dos tarjetas con diferentes propósitos: una para los gastos diarios y otra para cenas especiales o experiencias de viaje.

Entonces, la cantidad de tarjetas de crédito y préstamos que debes tener depende de tu situación financiera particular y de tus gastos. 

 

En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre las Finanzas de los Hogares, 56.9% de los hogares (20.9 millones) del país tiene algún tipo de deuda, ya sea hipotecaria (4.2 millones) o no hipotecaria como tarjeta de crédito, créditos de nómina o personales, préstamos, etcétera (19.7 millones de hogares).

 

¿Vivir sin crédito?

No poseer ningún tipo de financiamiento es una elección válida. Usar solo una tarjeta de débito funciona bien para muchos. A pesar de la creencia popular, sí, es posible sobrevivir y prosperar sin crédito. 

Sin embargo, la principal desventaja de vivir sin crédito, por lo menos una tarjeta, es mayor dificultad para construir un score crédito para obtener una hipoteca o para otras compras grandes.

Otro inconveniente de vivir sin una tarjeta de crédito, por ejemplo, es que estás dejando pasar el potencial de ganar recompensas por tus gastos. Además, las tarjetas de débito y el efectivo tampoco ofrecen la misma protección contra fraudes y compras que suelen ofrecer las de crédito.

 

¿Qué hacer para no sobreendeudarte?

¡Anticípate antes de tener dificultades financieras!

  1. Ten un fondo de emergencias. Podrás hacer frente a gastos inesperados con mucha más facilidad y sin requerir de crédito.
  1. Equilibra tu presupuesto. Siempre busca cómo equilibrar tu nivel de vida actual y solo compra lo necesario. Esto te permitirá ahorrar para algunas compras menores y no depender del crédito
  2. Si ya tienes créditos, evita cualquier retraso en el pago. Los intereses moratorios ​​son costosos y aumentarán la carga de tu deuda.
  3. Paga más del mínimo. Cubrir los mínimos a tiempo, en cada ciclo de facturación, te ayuda a evitar multas y cargos pero estarás acumulando intereses sobre ese saldo y la deuda crecerá.
  4. Cuando te des cuenta que te cuesta trabajo pagar tus deudas mes a mes, no solicites nuevos préstamos y haz un plan de pagos.

    Solicita tu Préstamo y Consolida tus Deudas AQUÍ

Lee también: Guía para salir de deudas

Deja un comentario