Deudas Buenas y Deudas Malas, Cuál es la Diferencia

Deudas Buenas y Deudas Malas, Cuál es la Diferencia

El crédito no siempre es malo

          • Un crédito que te ayude a generar ingresos y construir patrimonio es una buena deuda.
          • Las deudas buenas y malas dependerán también de tu situación financiera del momento.
          • Una tasa de interés baja, para un crédito que te ayude a mejorar tu calidad de vida será bueno.

Solicita tu préstamo en línea AQUÍ

 

Antes de asumir cualquier deuda, considera si un préstamo personal o una nueva tarjeta de crédito te ayudará a alcanzar tus metas financieras o las hará más difíciles de lograr. El tipo de deuda que asumes, junto con el monto y el costo, pueden significar la diferencia entre una deuda buena y una mala.

Una tarjeta de crédito, por ejemplo, puede ser un medio para financiar grandes gastos y ganar puntos de recompensa. Pero si no se maneja con cuidado, los altos intereses pueden hacer que esa deuda se salga de control.

 

¿Cuáles son las deudas buenas?

Una deuda con baja tasa de interés, que te ayude a generar ingresos y construir patrimonio, puede considerarse positiva. También aquellas deudas que mejoran tu vida y la de tu familia de otras formas significativas. Entre las cosas por las que a menudo vale la pena endeudarse son: educación, vivienda, emprender o hacer crecer tu negocio.

Pero ten cuidado, sobreendeudarse con cualquier tipo de deudas, puede convertirse en una deuda impagable.

Mejores Préstamos Personales en México

¿Cuáles son las deudas malas?

Por lo general, se considera una deuda mala un préstamo para comprar un activo que se deprecia. En otras palabras, si no aumentará de valor ni generará ingresos, entonces no debes endeudarte para comprarlo. Por ejemplo: ropa, consumibles o un viaje.

Lee también: Guía para salir de deudas

 

A veces, las deudas malas son solo deudas buenas que salieron mal. La deuda de la tarjeta de crédito es un ejemplo de esto: si tienes una tarjeta de crédito con intereses altos y pagas el total de tu saldo cada mes, no hay problema. Pero si se acumula una deuda con intereses altos, podría convertirse en un impagable.

 

No todas las deudas pueden clasificarse tan fácilmente como buenas o malas. A menudo depende de tu propia situación financiera u otros factores. Ciertos tipos de deuda pueden ser buenos para algunas personas pero malas para otras, por ejemplo los préstamos de consolidación. Para los consumidores que ya están endeudados, puede resultar beneficioso obtener un préstamo de consolidación. Los préstamos suelen tener una tasa de interés más baja, o mensualidades menores, por lo que le permiten saldar las deudas existentes y ahorrar dinero en pagos de intereses futuros.

Solicita tu Préstamo Seguro AQUÍ

A veces, pedir dinero prestado tiene sentido financiero, otras veces todo lo contrario.

 

Deja un comentario