Lo que necesitas saber sobre las reparadoras de crédito

¿Cuándo te convienen?

Los imprevistos o malos hábitos financieros como los tarjetazos, falta de presupuesto, gastos innecesarios, así como la pérdida de empleo pueden provocar que las finanzas se salgan de control al punto de tener deudas casi impagables y que aumenten los intereses. Para resolver este tipo de problemas y poder negociar de manera favorable con el banco, existen las reparadoras de deuda.

 

De acuerdo con estadísticas de Resuelve Tu Deuda, una reparadora de crédito, los mexicanos se están endeudando por cantidades que superan 10 veces sus ingresos. La empresa señala que de entre los 35 mil clientes activos que están en su cartera, la deuda promedio es de 135,000 pesos, mientras que el ingreso mensual es de 14,000.

Un buen historial de crédito es esencial si quieres tener acceso a útiles servicios financieros como: tarjetas de crédito, préstamos para auto, hipotecas, préstamos personales, deudas a corto plazo y más. Y cuanto mejor sea tu score crediticio, mejores serán las tasas de interés de tus deudas. Si estás frente atravesando un momento financiero complicado, aún hay opciones: las reparadoras de crédito.

Lee también: Cómo reunificar deudas en una sola institución 

Reparadora de crédito, ¿buena opción?

 En caso de que tengas problemas con el pago de tus deudas, en primera instancia acude directamente con tu acreedor y busca directamente alternativas para las condiciones de pago de la deuda que tengas.

Una segunda opción es contratar una reparadora de crédito, que se refiere a un tercero, entre el deudor y el acreedor, que renegocia tus deudas con las instituciones y te arma un plan de pago de acuerdo a tus posibilidades de pago, a cambio de una comisión que depende el monto de tus deudas. 

Lee también: La consolidación de deudas, otra alternativa para pagar menos

 

Toma en cuenta que las reparadoras no pueden mejorar tu historial de crédito por el simple hecho de contratarlas. La negociación que la reparadora logre con tus acreedores se refleja en tu historial. Por ejemplo, si negocia una quita, término que se refiere a cuando algún acreedor te permite pagar tu deuda con un descuento y ciertas condiciones, deberás asumir el consecuencias de esta solución, pues aunque significa pagar, estarás aportando menos de lo que te prestaron originalmente.

 

Velo de esta manera, si tú le prestaste dinero a alguien, quieres que te pague todo, no sólo una parte… Como la institución financiera no recupera en su totalidad el dinero prestado, reporta la quita al Buró de Crédito, lo que hará difícil que, por lo menos por un tiempo, te otorguen crédito.

Entonces, ¿las reparadoras son una buena opción? Si no logras buenos acuerdos directamente con los acreedores o no sabes cómo armar un plan de pago, lo son, pues siempre es una mejor decisión pagar, aunque sea una quita, a no hacerlo.

 

Qué opciones tengo

Existen en México opciones de empresas como Resuelve tu deuda, Deuda Fin, o Renace (Reparadora Nacional de Crédito) que ofrecen ese tipo de servicios. La recomendación de la Condusef es que evites entidades de dudosa reputación. Verifica que la empresa esté debidamente registrada, si es empresa financiera consulta www.condusef.gob.mx, si es una empresa comercial que ofrezca servicios de tipo financieros (empeño, autofinanciamiento…etc.), consulta a la Profeco.

Sabemos que negociar es un arte, y muchas veces no es nada sencillo, por lo que si ya lo intentaste por tu cuenta y no consigues buenas condiciones, tal vez sea una buena alternativa recurrir a una reparadora.

 

Pide tu préstamo AQUÍ

Deja un comentario

Préstamos Préstamos en línea Simulador de préstamo Simulador de inversión