Técnicas para sacar provecho a tu tarjeta de crédito

Tener una tarjeta de crédito no es tan malo como muchos creen

 

Por Johanna Bernuy | Periodista y blogger de Comparabien

No cabe duda que la primera tarjeta de crédito siempre será la más especial. Si hace poco empezaste tu primer trabajo o te graduaste de la universidad, a lo mejor ya estés pensando en adquirir (si es que ya lo hiciste) tu primer plástico. Ahora, lo importante es que sepas cómo darle un buen uso.

La tarjeta de crédito es una herramienta financiera muy poderosa, que puede ayudarte a cumplir tus objetivos, pero también puede causarte pesadillas si es que no la utilizas correctamente y de manera inteligente. Muchas personas se confían y terminan hundidos en deudas, todo por no tomar en serio a sus tarjetas, por tener muchas de ellas o usarlas sin el más mínimo de cuidado.

Lo primero que debes tener en cuenta –y en lo que mucha gente falla- es que tener una tarjeta de crédito no significa que tienes un aumento de sueldo o dinero extra. Lo más importante a considerar, es que todo lo que consumas con tu plástico, tendrás que pagarlo en un periodo determinado, entonces ¡debes prestar atención a los gastos que haces con ella! Y tener presente que ese dinero deberá ser devuelto en 45 días como máximo (para los pagos de una sola cuota).

Entonces, para hacer que tu plástico trabaje para ti y te permita aprovechar sus beneficios sin terminar endeudado ni depender de él, puedes empezar a aplicar estas cuatro técnicas comprobadas.

Pide tu préstamo AQUÍ

Técnica número 1: Ser totalero

¿Qué significa eso? Cancelar la deuda total de tu tarjeta de crédito cada mes. Es decir, si consumiste 2,000 pesos, devuelves esos 2,000 pesos y no menos. De esta manera, no hay razón para financiar en cuotas, lo que implica que ahorras en intereses. Para muchas personas ser totalero es un reto, ya que están acostumbrados a gastar mucho con su plástico mes a mes, y cuando viene el estado de cuenta y la cantidad a pagar, es imposible hacerlo sin dividirlo en cuotas o pagar solo el mínimo.

Entonces, el secreto para lograrlo es gastar solo lo que puedes pagar a fin de mes. ¿Cómo evitar sobrepasarte? Prestando más atención a tus cuentas y poniendo un límite en el monto que puedes gastar con ella. Cuando llegue fin de mes, podrás pagarlo todo.

Lee también: Qué es el saldo insoluto

Ahora, ¿las cuotas no son válidas nunca? Nadie dice que nunca difieras tus compras a meses, pero esto es recomendable cuando tienes que hacer pagos grandes, como pasajes de avión o artefactos electrónicos, de esta manera no pondrás en peligro tu presupuesto. La recomendación en ese caso es que evalúes bien el número de cuotas para evitar pagar muchos intereses.

Técnica número 2: Vuélvela parte de tu presupuesto

Algunas personas utilizan la tarjeta para cubrir todos los gastos de su presupuesto. ¿Qué trae eso de bueno? Al utilizarla para pagar todo lo que necesitas, podrás llevar la cuenta de todos los gastos y en el proceso, obtendrás los beneficios por utilizar tu tarjeta, como acumular millas o puntos.

Por supuesto, esto solo es recomendable si te comprometes a usarla con responsabilidad y asegurándote de cubrir solo lo que puedes pagar a fin de mes.

Lee también: Administra mejor tu presupuesto con la regla 50-30-20

Técnica número 3: No uses más del 30% de la línea de crédito

Algo que los expertos recomiendan es que no usemos más del 30% de la línea de crédito otorgada. Esto es bien visto ante los ojos de las entidades financieras, ya que demuestra que no dependes de tu tarjeta para cumplir con tu presupuesto y que puedes utilizarla con mesura y responsabilidad. Puntos extras si además, pagas todo a fin de mes sin tener que dividir los gastos en cuotas.

>>>>Solicita tu tarjeta de crédito<<<<

Técnica número 4: Busca formas de eliminar los gastos adicionales

Uno de los pagos más comunes es el de membresía de la tarjeta. Aunque no lo creas, puede representar una cantidad interesante, sobre todo si se trata de tarjeta oro o de algún rango especial. Sin embargo, es posible que ahorres ese dinero. Basta con fijarse en las condiciones del plástico y consultar qué tendrías que hacer para omitir ese pago. Por ejemplo, suelen colocar un consumo promedio por año y si lo cumples, entonces no tendrás que pagar la membresía.

Algunas veces se trata de una cantidad por mes, mientras que otras tarjetas lo promedian. Es importante que converses con el banco que hayas elegido para tener claro cuáles son los montos establecidos y así librarte de ese cobro.

Darle un buen uso a tu tarjeta de crédito te permitirá acceder a mejores beneficios, líneas de crédito más grandes y tarjetas más exclusivas. Pero todo debe tomarse con cuidado y manejarla con precaución, ya que si no lo haces, puedes afectar tu historial crediticio, verte involucrado en deudas y afectar las posibilidades de que en el futuro te otorguen algún crédito, en caso de necesitarlo.

Pide tu préstamo AQUÍ

ComparaBien

ComparaBien

Comparabien ayuda a las personas que buscan un servicio financiero a través de un proceso sencillo y fácil de comprender. El usuario descubre qué entidades le ofrecen los mejores beneficios y se adecúan más a su perfil de acuerdo al servicio que está buscando en un solo lugar y realizando el proceso desde su hogar.

finanzas personales, tarjetas de crédito, libertad financiera

Solicita tu préstamo
Empieza a invertir

Suscribete a nuestro Blog